Aunque no veáis actualizaciones por aquí —y menos que veréis—, escribo más que nunca; de hecho, a diario y en cada momento disponible. Solo que todos esos esfuerzos están concentrados en mi extenso proyecto actual, del que ahora elaboro su versión definitiva. No puedo contar más, excepto que cualquier texto que pudiera poner por aquí carecería de calidad o interés suficientes, ya que mi pasión y espíritu están en aquel otro cometido.

Hasta entonces, os dejo con una imagen aleatoria de tan placentero proceso:


Cuando no acompaña mate o tereré, acompaña una cachimba.


Share

Me interesa tu opinión

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.