Me surgen dos apuntes relacionados con mi anterior publicación.

El primero de ellos es sobre los sueños, que mencioné como una de mis fuentes de inspiración. X-Y y Oftalmós fueron primero, y literalmente, soñados —como pesadillas—.

Pero no sólo me sucede esto en torno a historias sino también a veces sobre la construcción técnica de las mismas. Como dije, y como creían los antiguos, son avisos de los dioses.

Nunca he tenido tantas dudas sobre un proyecto como sobre el próximo, y nunca ha estado tan en la cuerda floja, debido a problemas presupuestarios, logísticos y de inseguridad sobre la superación. Pero la otra noche soñé el rodaje, con todos sus detalles, y entonces lo vi tangible, factible. Una especie de epifanía que me activó y me marcó una ruta ya imparable.

Esto son para mí los sueños. No ese tópico cursi y gastado, esa metáfora facilona para las ambiciones blandas. Sino algo literal y esotérico que conduce mis realidades.

El otro apunte, más breve, es sobre mis guiones “a mano”. Como una imagen vale más que mil palabras, rescato ésta que me faltó añadir:

Escribiendo Mbyja rapégüyto (Map to the stars)

Actualizo también el post anterior, incorporándola.

Share

Me interesa tu opinión

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.